domingo, 8 de marzo de 2020

Guía de 1943 para contratar mujeres durante la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial, los hombres fueron enviados al frente, lo que provocó que las mujeres tuvieran que realizar los trabajos que éstos desempeñaban antes de la guerra. Esta importante contribución al esfuerzo de guerra es por lo que apareció la icónica "Rosie, la remachadora", que en la actualidad es icono cultural que refleja la lucha femenina por la igualdad de derechos.

Aunque en la actualidad pueda parecer ridículo y hasta ofensivo, en los años treinta y cuarenta era normal lo que se puede leer en este resumen de un articulo escrito por LH Sanders en la revista norteamericana “Mass Transportation Magazine” de julio de 1943 destinado a los supervisores masculinos de mujeres en la fuerza laboral, durante la Segunda Guerra Mundial. Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero aun queda mucho camino por recorrer para lograr la plena igualdad entre hombres y mujeres. Pero lo que estas mujeres dejaron claro es que el papel de las mujeres en la Segunda Guerra Mundial evidenció que la capacidad laboral no está relacionada con el género.

Once consejos para obtener más eficiencia de las mujeres empleadas: Ya no hay dudas sobre si las empresas de transporte público deberían contratar mujeres para los empleos que antes ocupaban los hombres. El proyecto y la escasez de mano de obra han resuelto ese punto. Lo importante ahora es seleccionar las mujeres más eficientes disponibles y cómo usarlas para obtener la mejor ventaja.
Aquí hay once consejos útiles sobre el tema de “Western Properties”:
  1. Elegir mujeres casadas jóvenes. Por lo general, tienen más sentido de la responsabilidad que sus hermanas solteras, son menos propensas a ser coquetas, necesitan el trabajo o no lo harían, todavía tienen el ánimo y el interés de trabajar duro y tratan con el público de manera eficiente. 
  2. Cuando tenga que usar mujeres mayores, trate de conseguir a las que han trabajado fuera del hogar en algún momento de sus vidas. Las mujeres mayores que nunca han contactado con el público tienen dificultades para adaptarse y están dispuestas a ser torpes y quisquillosas. Siempre es bueno impresionar a las mujeres mayores sobre la importancia de la amistad y la cortesía. 
  3. La experiencia general indica que las chicas "huskys", aquellas que son un poco pesadas, son más moderadas y eficientes que sus hermanas con bajo peso. 
  4. Contrate a un médico para que le haga a cada mujer que contrate un examen físico especial, que cubra las afecciones femeninas. Este paso no solo protege a la empresa contra posibilidades de una demanda, sino que revela si la futura empleada tiene alguna debilidad femenina que la haría mental o físicamente inadecuada para el trabajo. 
  5. Insistir desde el principio en la importancia del tiempo en el hecho de que uno o dos minutos perdidos aquí y allá inciden seriamente en los horarios. Hasta que se llegue a este punto, es probable que el servicio se ralentice. 
  6. Dele a la empleada un horario definido de tareas de un día para que se mantengan ocupadas sin molestar a la gerencia para recibir instrucciones cada pocos minutos. Numerosas empresas dicen que las mujeres son excelentes trabajadoras cuando han abandonado sus puestos de trabajo, pero que carecen de iniciativa para encontrar trabajo. 
  7. Siempre que sea posible, deje que el empleado interno cambie de un trabajo a otro en algún momento del día. Las mujeres tienden a estar menos nerviosas y más felices con el cambio. 
  8. Dé a cada chica un número adecuado de períodos de descanso durante el día. Tiene que hacer algunas concesiones a la psicología femenina. Una chica tiene más confianza y es más eficiente si puede mantener su cabello arreglado, aplicar un lápiz labial fresco y lavarse las manos varias veces al día. 
  9. Tenga mucho tacto al emitir instrucciones o al hacer críticas. Las mujeres a menudo son sensibles; No pueden ignorar las palabras duras como lo hacen los hombres. Nunca ridiculice a una mujer: rompe su espíritu y le corta la eficiencia. 
  10. Sea razonablemente considerado con el uso de un lenguaje fuerte alrededor de las mujeres. A pesar de que el esposo o el padre de una chica pueda jurar enérgicamente, a ella le va a disgustar un negocio donde escuche demasiado de esto. 
  11. Obtenga una variedad de tallas suficiente en los uniformes de operador para que cada chica pueda tener una talla adecuada. Este punto no se puede enfatizar demasiado para mantener felices a las mujeres.
Las mujeres fueron decisivas en la Segunda Guerra Mundial y desempeñaron trabajos en todos los ámbitos. Fueron espías, guerrilleras, enfermeras, pilotos, comandantes de carros, francotiradoras, obreras especializadas; pero en cada país desarrollaron roles diferentes. Mientras que en la URSS lucharon en el frente de batalla y llegaron a ser temidas por sus enemigos, como las pilotos del 125º Regimiento de Guardias de Aviación de Bombardeo, conocidas por los alemanes como "Las Brujas de la Noche", en el resto de países, tanto del Eje como de los Aliados, estas se limitaron principalmente a suplir la escasez de hombres en las fabricas, en labores administrativas y como enfermeras. En trabajos de apoyo destacó el estadounidense WASP (Women Airforce Service Pilots) que fueron pilotos de pruebas, entrenadoras de vuelo y las encargadas del transporte de aviones.

Durante la guerra, en el ejercito alemán hubo unas 500.000 mujeres, en el de los EEUU sirvieron casi medio millón, 60 mil de ellas como enfermeras. Inglaterra contó con un cuarto de millón, de las que un número destacado sirvió en el SOE, como las 40 chicas de la Sección F. Casi un millón de féminas sirvieron en todas las especialidades del Ejército Rojo. En Canadá se crearon divisiones femeninas de la fuerza aérea y la marina. En Polonia los miembros femeninos del Ejército Nacional llevaron correos y fueron médicos, pero muchas también levantaron las armas y destacaron durante el levantamiento de Varsovia.

Las mujeres, junto a los niños, fueron las que más sufrieron. Fueron utilizadas como botín de guerra. Fueron vejadas y utilizadas como un frente oscuro en el que combatir al enemigo. Los supuestos "liberadores" las violaron, como los japoneses que las esclavizaron en prostíbulos y que, usando un eufemismo, llamaron "Mujeres de Confort".

Para saber más:
La guerra no tiene rostro de mujer, de Svetlana Alexiévich
Vintage.es
Snopes
Club Runner
Mass Transportation, July 1943 (pag. 244)

3 comentarios:

  1. Excelente artículo. Como siempre dando a conocer esos detalles históricos que muchas veces se dejan de lado aun siendo de gran interés. Saludos. :-)

    ResponderEliminar
  2. Impresionante!
    Como siempre, te felicito.Gracias Juanjo, por tu sensibilidad y rigor.
    Un abrazo enorme- Salud.

    ResponderEliminar