lunes, 21 de octubre de 2013

El pasado nazi de Hollywood

Cuando Hitler subió al poder, Alemania era el segundo mercado más importante del cine americano, con más de un centenar de películas exhibidas al año. Ese nuevo gobierno salido de las urnas hizo saber a los estudios americanos que si no cumplían sus exigencias no podrían exhibir sus películas en el país. Hollywood se plegó a sus exigencias: diálogos, enfoques, actores y cualquier producción que interfiriera en su mensaje fueron censurados automáticamente. En Alemania el cine fue uno de los instrumentos de propaganda más efectivos del régimen nazi, con la directora Leni Riefenstahl a la cabeza.


Una carta fechada el 16 de enero de 1938, en la que la 20th Century Fox se dirige a Hitler y que se cierra con la coletilla de rigor: Heil Hitler. Como esta, centenares de misivas con diferentes membretes sirven para sospechar que los grandes estudios participaron de adaptar sus películas al gusto del régimen nazi. Finalmente, solo siguieron Paramount, Metro-Goldwyn-Mayer y 20th Century Fox.

Fue después de un año de guerra, cuando Hollywood por fin se decidió a realizar una película abiertamente anti-nazi: Hitler, "Beast of Berlin". Hasta entonces, todo fue una sucesión de silencios y pactos ocultos. De hecho el cónsul nazi en Los Ángeles supervisó varios rodajes hasta casi el final de la guerra.


Entre los filmes que no pudieron ver la luz está "The Mad Dog of Europe", que contaba la persecución de una familia judía de Berlín, lo que los puso muy nerviosos a los censores y consiguieron paralizarla.

También Hollywood tuvo acerrimos anti-nazis, como la Hollywood Anti-Nazi League y Ben Hecht, activista y guionista judío, que se enfrentaron a la Administración y denunciaron sin demasiado éxito la permisividad ante a los negocios alemanes de la industria del cine y otros gigantes norteamericanos como General Motors.

Fuente:
El País
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...