lunes, 25 de noviembre de 2013

EE.UU. tenía planes para invadir Japón con perros

Tras el ataque a Pearl Harbor, el Gobierno de Estados Unidos decretó el traslado de miles de japoneses residentes en su país a campos de concentración y se licenció a todos los soldados de ascendencia japonesa del servicio activo.

Un grupo de soldados de origen japonés destinados en las islas Hawáii fueron traslados a  la isla del Gato, en el Golfo de México, para comenzar un entrenamiento secreto en un campamento del cuerpo de perros del ejército estadounidenses. El plan era entrenar perros para que atacaran a los japoneses; ya que, según el adiestrador,  se podía entrenar a los perros para que atacasen solo a los japoneses, debido a que tenían un olor específico que los perros podían reconocer.



Se estimó que se podrían adiestrar a unos 30.000 perros para poder realizar la invasión de Japón. Usando a los soldados de origen japones como carnaza, procedieron a elevar los niveles de agresividad de los perros vistiendo a las tropas con uniformes japoneses y obligándoles a golpear salvajemente a los animales.

Tras tres meses de entrenamiento se realizó una demostración de los progresos ante los altos mandos y los perros fueron incapaces de distinguir a los soldados de origen japonés del resto. Después de un segundo intento,  que también fracasó se cerró programa en febrero de 1943.
 

Los marines utilizaron perros como centinelas, mensajeros y exploradores. Los perros exploraron cuevas, minas, búnkers y trampas en las islas del Pacífico.

Fuente:
RT
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...