jueves, 31 de mayo de 2012

Klaas Carel Faber, el nazi al que Holanda no logró castigar

Uno de los criminales de guerra nazis más buscados, Klaas Carel Faber, murió el 24 de mayo de 2012 a los 90 años en Alemania, donde residía desde 1952.


Sobre Faber pesaba una orden de arresto europea emitida por las autoridades holandesas desde noviembre de 2010. El que fuera miembro de las unidades militares de las SS, las Waffen-SS, logró fugarse en 1952 de la prisión holandesa donde cumplía cadena perpetua y huir a Alemania. Faber, que residía con su esposa sin problema alguno desde 1961 en Ingolstadt, fue condenado en 1947 en Holanda a la pena capital por la muerte de presos en el campo de concentración de Westerbork, en Holanda, condena que fue conmutada posteriormente por la de cadena perpetua.

Era conocido también como "el Demjanjuk de Ingolstadt", en alusión al criminal de guerra nazi condenado John Demjanjuk, fallecido el pasado marzo a los 91 años en un asilo, también en el estado federado de Baviera, en el sur de Alemania.


Según el gobierno holandés, es responsable de la muerte de al menos 22 judíos y miembros de la resistencia.

Alemania rechazó una y otra vez la solicitud de extradición por parte de Holanda, ya que la Constitución no contempla la entrega a terceros países de nacionales alemanes contra su voluntad, pues Faber había obtenido la nacionalidad alemana durante la Segunda Guerra Mundial, por haber formado parte de las SS, según un decreto de Hitler de 1943. En los años 50, Alemania abrió un primer proceso contra Faber, pero el tribunal competente en Düsseldorf decidió absolverle después de que Holanda no facilitara las pruebas necesarias para continuar con el caso.

La Fiscalía de Ingolstadt había reclamado recientemente hacerse cargo de la orden emitida por Holanda para que Faber acabe de cumplir su condena, algo sobre lo que tendría que haber tomado una decisión la Audiencia Provincial de Ingolstadt.


Faber nació en Harlem, Países Bajos, en 1922. Su padre militaba en el partido nazi holandés NSB y murió tiroteado por la Resistencia antinazi holandesa en 1944. Klaas y su hermano Piet, que también militaban en el NSB y se habían integrado en la SS tras la ocupación alemana, fueron destinados a Groninga, donde los nazis mantenían un centro de detención y tortura. Los hermanos Faber participaron en diversas ejecuciones y asesinatos de judíos y de militantes antifascistas.

Faber hasta hoy figuraba como número tres en la lista de criminales de guerra más buscados del Centro Simon Wiesenthal de Jerusalén.

Para saber más:
El País
ABC

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...