domingo, 24 de septiembre de 2017

Fantasías de cuero negro y látigo. Las Novelas Stalag

Las novelas Stalag (Stammlager o Stalag es el nombre que reciben en alemán los campos para prisioneros de guerra) estaban impresas en papel de poca calidad y duraron apenas un par de años. Estas publicaciones aparentemente estaba escritas por autores anglosajones, pero en realidad eran autoría de israelíes. En ellas se narraban historias ficticias contadas en primera persona de prisioneros aliados internados en los stalags.


Estos folletines pornográficos aparecieron en los años sesenta, cuando el fantasma del Holocausto empezaba a desvanecerse y entre los más jóvenes comenzaba a despertar la curiosidad por un tema tabú en Israel, el nazismo y el Holocausto. Habían oído historias sobre aquello, pero era poco para una juventud ávida de saber más. Esta falta de información hizo despertar en ellos una desmesurada y morbosa fantasía. Justo cuando en Jerusalén comenzaron los juicios a Adolf Eichmann.

Los kioscos de prensa israelíes empezaron a colgar en sus estantes unas publicaciones con portadas que mostraban a unas mujeres tremendamente sexys de aspecto ario con uniformes nazis y escotes generosos, copiadas descaradamente de publicaciones norteamericanas como "True Men". Dentro se podían leer tramas muy simples: prisioneros torturados sexualmente en campos de prisioneros al mando de malvadas y lascivas guardias femeninas de las SS armadas con botas de tacón y látigos de cuero, que se divierten violando con gran crueldad a los prisioneros aliados, hasta que estos logran liberarse, tras lo cual ellos las violan y matan. Todo contado en brutales escenas de porno duro.


En sus comienzos los prisioneros vejados eran soldados norteamericanos, pero poco a poco el contenido se fue haciendo cada vez más sádico. En algunas historias se recurre al canibalismo o al incesto, como en "El monstruo del Stalag del horror", escrita por Nachman Doldberg. Tambien se cambiaba la disposición habitual de las mujeres y los hombres. Los sádicos eran miembros de las SS que abusaban de hermosas prisioneras judías, con lo que ya se empezaba a romper con el tabú del Holocausto. Un ejemplo sería "Yo fui la puta privada del coronel Schultz", la más famosa de las Stalag.

El éxito fue total y los jóvenes israelíes esperaban ansiosos la aparición de un nuevo número de un genero que acababa de nacer, la pornografía de dominación moderna. El primer Stalag fue "Stalag 13", escrito por Eli Keidar, del que se vendieron 80.000 ejemplares Pero su fulgurante éxito fue también efímero. Cuando estaban en su pico de popularidad fueron prohibidas por el gobierno y todas las publicaciones Stalag fueron secuestradas y destruidas, desapareciendo prácticamente todos los ejemplares. Algunos editores fueron condenados por distribuir pornografía. De estos ejemplares tan solo quedan unos pocos en  poder de coleccionistas y su valor puede alcanzar cifras astronómicas.


Este tipo de folletines pornográficos inspiraron en los años setenta varias películas de temática similar como la famosa "Salón Kitty" dirigida por Tinto Brass o "Ilsa, La loba de las SS" de Don Edmonds. creando un subgenero cinematográfico llamado Nazi Explotation.

Para saber más:
Revista RHF, diciembre 2012
El Confidencial
Canarias7
Wikipedia
Agencia Tigris
Youtube
Strange History

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...