jueves, 11 de julio de 2013

La campaña de Italia

Tras la Campaña militar en el norte de África, los Aliados se centran en la invasión de Italia desde el sur, comenzando por Sicilia. El 10 de julio de 1943, los aliados desembarcan al sureste de la isla y en poco más de un mes está controlada. El 24 de julio, el rey Víctor Manuel III ordena la detención de Mussolini y nombra al mariscal Badoglio nuevo presidente. El 3 de septiembre Italia firma la rendición, tras realizar diversos encuentros en secreto.


El 3 de septiembre, las fuerzas aliadas cruzan el estrecho de Messina, sin encontrar apenas resistencia, y avanzan por la península de Calabria, y el día 9 la fuerza principal aliada desembarca en Salerno. Hitler descubre la traición italiana y ordena la ocupación de Italia y el desarme del ejército italiano. Paracaidistas alemanes, comandados por Otto Skorzeny, consiguen liberar a Mussolini y Hitler le coloca como cabeza del nuevo Estado fascista del norte de Italia.


Los Aliados redirigen sus esfuerzos hacia Nápoles, haciendo retroceder lentamente a los alemanes del sur de Italia hasta llegar a Cassino, a unos 100 km de Roma. Esta línea, llamada Gustav, conseguirá detener a los Aliados desde diciembre de 1943 hasta mayo de 1944. Los Aliados libran una serie de cruentas batallas para asaltar esta línea en lo que es conocido como la Batalla de Montecassino. Tras vencer en Motecassino los Aliados entran en Roma y el ejército alemán se retira en orden hacia el norte en otra línea de defensa, la Línea Gótica.


El 28 de abril, Mussolini y su amante Clara Petacci intentan huir a Suiza pero por el camino fueron capturados por partisanos italianos que les fusilaron, colgando sus cadáveres de los pies en la Piazzale Loreto de Milán. El ejército alemán en Italia se rindió finalmente el 2 de mayo de 1945.

Fuente:
LIFE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...