miércoles, 27 de marzo de 2013

Obligados a vender sus medallas para subsistir

El piloto Branse Burbridge luchó durante la Segunda Guerra Mundial y aunque al principio se declaró objetor de conciencia, llegó a ser un héroe de guerra cuando en una de sus misiones nocturnas derribó a cuatro aviones de la Luftwaffe.


Ahora tiene 92 años, sufre alzheimer. Para pagar su estancia en la residencia para ancianos donde vive, su familia se vio obligada a subastar algunas de sus pertenencias: la cazadora, el diario de vuelo e incluso las medallas.

No es es el único caso. Aunque es cierto que estos veteranos reciben una pensión libre de impuestos, la vida es tan cara que esa asignación a veces no alcanza ni para pagar la calefacción o la comida. Incluso se estima que una de cada diez personas sin hogar es ex militar.

A los políticos les gusta conmemorar las gestas bélicas, pero en cambio olvidan a aquellos que las protagonizaron. Los veteranos de guerra británicos libran hoy en día una nueva lucha. Esta lucha no es muy diferente de la que se llevaba a cabo en los campos de batalla. Hoy, como entonces, luchan para sobrevivir. Pero ahora no tienen más remedio que vender sus pertenencias y los recuerdos de todo aquello por lo que lucharon.



Fuente:
RT
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...